jueves, 3 de agosto de 2017

sin terminar

Soy un puto saco de huesos
en composición.

Algún día este cuerpo de mierda
que es el mío, que soy yo
alimentará un pedazo de tierra
Saldré árbol o arbusto
con flores o frutal
quizá un jardín
el de las malas hierbas
que batallan
sin que nadie las tenga por qué cuidar



Me acariciaran las raices
y los gusanos 
sitios que ni yo he tocado
con las manos sucias
de este cuerpo de vida
                        de muerte

Para lo aún por venir
hay partes que deben irse
de mi

Por el peso de esa vida en la muerte
y no por mi muerte en la vida









martes, 30 de mayo de 2017

Un momento

Que tiemble la vida
dila que me tiemble
bajo mis pies

Que me arda el asfalto
dile que me arda
joder

Que las sombras me atrapen
y que mis pupilas
que ya reflejan su oscuridad
se me dilaten

Que todo el mundo hable
a la vez, y ya no sepa
si las voces son ruido
o el ruido voces

Que me encuentre
en la incertidumbre de
no saber a quién creer
ni en qué
ni por qué

Que su oleaje revuelto
intente tumbarme
que entre eso y el suelo
sé que me caeré

Aquí hay una que está aprendiendo
a bailar con las campanadas
aprendiendo
a cicatrizar
a lamerme las heridas
y a que lo demás
pese mucho más
a creerme lo bueno
y a inspirar
cuando parezca
que no puedo respirar.


martes, 28 de marzo de 2017

Pura puta

Tenía 12 años años cuando un compañero de clase me llamó puta por primera vez ¿por qué? Porque yo no accedí a "salir" con él. A partir de ahí muchas personas de círculos cercanos -y no tan cercanos-han intentado que me ofenda llamándome puta. Por mi ropa, por mis horas, por mis ideas, por cómo gestiono yo mi sexualidad y sexo, etc. En resumidas cuentas por elegir yo misma qué hacer y qué no con mi cuerpo. Me estoy leyendo Devenir Perra de Itziar Ziga y no puedo haber tropezado con él en mejor momento. Yo siempre he sido una negada de leer teoría política porque prefería pensar las cosas hablando y por mí misma y no leer una chapa. Pero joder, esto es tan bruto y rompedor que no puedo estar más enamorada. El caso, una cosa de las que he sacado de esta maravillosa tipa, es que el término puta en esta sociedad se utiliza despectivamente a diestro y siniestro, sin la necesidad de que cobres por follar, simplemente por ejercer tu libertad sobre tu cuerpo. Así que apropiémonos la palabra ¿por qué no? A mi me encanta, por vuestra regla de tres sí que soy un poco puta y se me llena la boca de fuerza cuando digo que SOY UN PUTÓN. Con P de Putas, con P de Perras. Que para me lo llamen otros, ya me lo llamo yo. Y qué gusto amigas, qué gusto ver como les pica.

domingo, 26 de marzo de 2017

Mimosona

Día 26 de marzo,
como cada aproximadamente
28 días,
me declaro gata en celo
para atraer con mis encantos
ronroneos
y olor de estreno
a quien yo elija
para que me acaricie
el entrecejo, el lomo,
y me llene de besitos
la tripita.

Y qué me voy a sentir
culpable yo
por comunicar
mis ganas de cariño
en los días que más me necesito
a ver quién es el tonto
que juzga a esta gatita
y la prohíbe restregarse
entre las plantas por
"una cuestión mortal".

Una lástima ser persona
y después mujer,
y que en mis días de regla
parezca que me tengo que esconder.

Pues mira,
no.

Oh sangre menstrual
tú que sirves para pintar
roja putona
mi piel de guerrera
tú que  hidratas más
que la crema corporal
tú que me depuras
de forma fenomenal
tú que me sinceras
y haces que me quiera cuidar
tú que das calor
a mi zona vaginal
tú que te dejas llevar
por la luz lunar
Qué equivocados están
que no saben
que a las plantas tú
puedes oh alimentar
si vacías en tu maceta
oh la copa menstrual.

Aunque también
puedes oh alejar
a los que quieran
hacerme avergonzar
con enseñar una gota
son tan frágiles
que se pueden
hasta oh desmayar.

martes, 28 de febrero de 2017

Hoy

Creo que ya es hora
de que mi cronometro 
se ponga a 0.

Puede que debiera matar
a las personas
que han hecho
que yo sienta
la muerte
dentro.

Tampoco hace falta
que se entere nadie
ni hacer de ellos
su propio cadáver.

Pido que desaparezcan,
que en mi cabeza
no resuenen sus nombres
hechos
ni pesos.

Mi petit funeral
con su sangre
y mi buen agüero.

Invito yo
por mi
para construir
con los que quiero.


domingo, 12 de febrero de 2017

Carne de acompañamiento

El tiempo no vuela, devora y amenaza.

Yo, siendo una de sus hijas, no quiero que me coma. Mi cuerpo no es carne de alimento de ningún invisible ni de aquellos que se dejan ver.

He dejado de creer en salvadores de nada y así, decidí asesinar con mis propias manos a mis ídolos para que me hagan compañía en el paso de los días.

Amedrantáis cuando hacéis creer que por nuestra mano resbalará la arena. Que no somos capaces de sostener nuestra pena ni otras cosas. Lo que toco no lo hago mío pero es mío el acto de tocar.

Sólo yo puedo salvarme, sólo mis decisiones pueden sacarme de lo otro.

Sólo yo sé qué me conviene, qué quiero, qué elijo y cómo lo llevo a cabo. Aún así, abro los oídos y los limpio de vez en cuando. No corrompo lo que toco pero lo que toco tampoco podrá por sí mismo, calarme a mí; a no ser que así yo lo quiera.

Mis decisiones tampoco son mis salvadoras, la heroína de mi vida soy yo. Librando las batallas desde mi cuerpo, con las manos frías, la lengua víbora y arrastrando el polvo del asfalto a cada paso.

Me declaro dueña de nada y de nadie. Que al igual que a mi nadie me salva, yo no seré la salvación del resto.

Y así, estoy también rodeada de vuestras rabias, vuestros cuchillos empuñados, vuestras garras y colmillos, de vuestras mil batallas.

Cómplices, compinches, guiños, acompañantes, ramas, participes, conspiradores, amigas, socias, compadres, colegas, compañeras, manada, perras, gatas o lobas. Estáis conmigo, pero también sin mí.


martes, 31 de enero de 2017

Esa yo

A partir del día
en el que me dejé de considerar
yo misma,
he hecho más por mí
que aquella.

Y ya casi no me molesto
con las fotos antiguas,
a pesar de la distancia
alguna de las espinas incrustadas
sigo sabiendo
que ella soy yo.

Si os dije que
el recuerdo era mi aliado,
ojalá hubieseis estado
cuando sentía que quería prenderlo
en una hoguera
sentarme a un metro
y sin bajar la vista 
con el calor en la cara
inmovilizada 
y en el reflejo de mis ojos
el movimiento de las llamas.

Mañana será lo mismo
tendré algún encontronazo conmigo
rehuiré a la primera
pero después 
me acurrucaré
a mi vera.

Si es que
puede que al final
sí sea el recuerdo
aliado

cuando arde.